Breve historia sobre el poder atemporal de la gabardina

Cómo se convirtió en la prenda de abrigo más esencial del vestuario masculino y femenino, y cómo llevarla con estilo.
6 de abril de 2017

La clásica gabardina beige ofrece un look tanto tradicional como contemporáneo. Es una prenda masculina, diseñada para el ejército, que se modificó fácilmente para adoptar una estética muy femenina. Sus cortes elegantes acentúan los hombros y el cinturón permite definir y realzar la cintura.

A pesar del esplendor de la gabardina, su nombre revela una trágica historia de fondo. Fue en las trincheras del frente occidental en la Primera Guerra Mundial, cuando esta prenda salió a la luz con correas para el hombro y anillas en D. Cuando se desencadenó la guerra en 1914, el abrigo fue una prenda de gran uso para las tropas francesas y británicas, aunque había sido inventado –o al menos, diseñado– más de una década antes por un pionero británico de la moda: Thomas Burberry. La gabardina de Burberry era repelente al agua, resistente a la grasa y a las rasgaduras, además de transpirable; y cuando la introdujo en las fuerzas británicas en 1901 se incorporó inmediatamente al uniforme de los oficiales.

Tras la agitación, desolación y tragedia inconmensurable de la guerra, las tropas que regresaron de las trincheras en Bélgica y Francia conservaron este práctico y elegante abrigo, que pronto pasó de ser un símbolo bélico a convertirse en un símbolo de negocio y éxito. Desde los años 1920 se introdujo en el vestuario femenino, siendo una prenda elegida por las celebridades en la Edad Dorada de Hollywood. 

Lleva una gabardina que se ajuste para lucir un look influyente; opta por un modelo más holgado y con hombreras si prefieres un look vanguardista; llévala con jeans si buscas ir cómoda o combínala con un vestido de cóctel si vas a salir; incluso elígela como prenda en cualquier momento, temporada y lugar, porque la gabardina se caracteriza por su atemporalidad. Elige una buena gabardina y, en los próximos años, te alegrarás de esta elección. Pocas prendas de abrigo son tan versátiles como la gabardina; y pocas te servirán en ocasiones tan diversas. 

Después de aproximadamente 116 años en el mercado, la gabardina ha demostrado sin lugar a dudas que se merece un lugar privilegiado en el histórico de la moda. Llévala cuando quieras adoptar el look de Audrey Hepburn o Kate Moss, si acudes a una reunión de negocios o para caminar por la alfombra roja en los Óscar.

EL EQUIPO

FOTÓGRAFO: Andreas Sjödin

ESTILISTA: Marcus Söder | Link Details

DIRECTOR: Max Larsson

MODELO: Tandi Reason Dahl | Oui Management

PEINADO: Cim Mahony | Lalaland Artists

MAQUILLAJE: Trine Skjøt | Lund Lund

Tags