Cate Bosworth, Rihanna y Lily Aldridge lucen las grandes tendencias de este año, Getty Images.

Qué nos pusimos este año

Cuando la historia recuerde este año de calendario, sin duda citarán estas diez como prendas que definieron los armarios de la gente. ¿Qué fue lo especial de ese corte, y más importante, cuál será el número uno?
17 de diciembre de 2015
Chiara Ferragni y Gigi Hadid, Getty Images.

10. NOMBRES EN TU ESPALDA
Las chaquetas personalizadas han estado ganando popularidad (piensa en las insignias o parches) pero nada exclama "tú" con más fuerza que tener tu nombre pintado en la parte posterior, ¡por supuesto! ¿O qué opinas de llevar "Best Friends" a juego con tu mejor amiga del alma?

Anna Dello Russo y Anastasia Masiutkina, Getty Images.

9. VYSHYVANKAS
La camisa eslava tradicional se convirtió en alta moda este año cuando la diseñadora ucraniana Vita Kin interpretó esta camisa suelta y bordada convirtiéndola en un vestido bohemio. Anna Dello Russo, Miroslava Duma y Leandra Medine fueron de las primeras adeptas, pero para el verano, los vyshyvanka se veían por todo el circuito de festivales.

Lily Aldridge y Kim Kardashian, Getty Images.

8. TOPS ANUDADOS
Desde la blogosfera hasta la alfombra roja, esa profunda V cruzada por cintas o cordones embelleció toda clase de bodys, vestidos y tops para revelar tanto como quisiera la usuaria. Innegablemente atrevido y sexy, la clave para mantenerlo chic reside en las mangas más largas, sí como en algo de cinta bien situada. 

Rihanna con pendientes de aro, Getty Images.

7. PENDIENTES DE ARO
El humilde pendiente de aro tuvo un cierto renacimiento este año gracias a usuarias tales como Rihanna y FKA Twigs. Tanto si se llevaban por múltiplos o simplemente de tamaño extragrande, esta joya expresa carácter sin la obvia obstentación. Y funciona bien con prácticamente cualquier conjunto. 

La blusa sin hombros vista en la Semana de la Moda de Nueva York, Getty Images.

6. BLUSAS SIN HOMBROS
Habíamos desterrado toda idea de las así llamadas blusas de campesina este año, cuando nos topamos con las creaciones sin hombros que llevaban Olivia Palermo, Elle Fanning y una plétora de bellezas del estilo de la calle, por mencionar solo a unas pocas. En cambio, los hombros descubiertos aparecieron con formas desenfadadas –aunque muy sofisticadas, casi de alta costura.

Sombreros de pescador en Burberry Prorsum y Carven, Getty Images.

5. SOMBREROS DE PESCADOR
En cuanto a moda masculina, no podías dar tres pasos en ninguna ciudad importante sin detectar a un elegante muchacho con un sombrero de pescador. Tal vez sea un regreso a la década de 1990, pero la tendencia actual también tiene sus raíces en la ropa de la calle. En cualquier caso, el look es pura modernidad informal.

Derek y Hansel en el desfile de Valentino, Getty Images.

4. CUALQUIER COSA DE VALENTINO
Dada la afición de esta marca por los vestidos recatados, una de las grandes sorpresas en el estilo callejero fue el predominio de Valentino por todas partes. La visibilidad de esta casa va a seguir en aumento una vez que Zoolander 2 llegue a la gran pantalla –Derek y Hansel tuvieron un gran éxito en la Semana de la Moda en París este año, donde filmaron algunas escenas clave.

Sara Reverberi y Cate Bosworth con petos, Getty Images.

3. PETOS
Los petos verdaderamente despegaron este año. Los vimos en una diversidad de tejidos (vaquero, cuero, seda, terciopelo, etc.) y, lo más importante, con diversos estilos –informal para el ocio, apto para una velada, inspirado en los años 70, y así sucesivamente– convirtiéndolos en una de las prendas más adaptables en todo armario este año.

La editora Kat Collings y su bolso de saco, Getty Images.

2. BOLSOS DE SACO
Espacioso, sin sacrificar un ápice de estilo, y tan desenfadado que simplemente te lo tiras por el hombro: el bolso de saco era la única opción posible para los fashionistas en 2015. Aunque Mansur Gavriel tenía la versión más codiciada, también había otras muchas fabulosas alternativas.

Chloe Sachdev y Esthelle Pigault con mocasines de Gucci, Getty Images.

1. MOCASINES
Es increíble lo que una sola persona puede hacer para resucitar el factor "cool" de una casa de la moda –y de un zapato a menudo tratado injustamente. Una vez que Alessandro Michele se hizo con Gucci, por su propia cuenta convirtió el mocasín en una prenda imprescindible para el mundo de la moda y demostró que el chic geek es una fuerza digna de consideración.

Tags