Caroline Issa, Linda Tol y P/V 2015 de Altuzarra, Valentino y Chloé, Getty Images/ All Over Press.

Caroline Issa, Linda Tol y P/V 2015 de Altuzarra, Valentino y Chloé, Getty Images/ All Over Press.

La temporada del vestido

El vestido ha regresado a donde pertenece: en el puro centro del paisaje de la moda. ¿El truco para llevar uno ahora? Empieza con fabulosas prendas clásicas –luego agrega un twist de estilo callejero.
6 de abril de 2015

Bienvenidos a la temporada de El Vestido. Cierto es que los vestidos en primavera pueden ser un concepto igual de rompedor que las flores, pero en la P/V 2015, nada encapsuló mejor el carácter y ambiente de la temporada. 

"Había una verdadera sensación de suavidad y romanticismo que no habíamos visto en bastante tiempo, y el de Chloé fue un desfile clave para resumir este estado de ánimo. Había un montón de fluidez, telas al viento y longitudes largas, por todas partes", recuerda Tilly Macalister-Smith, directora de moda destacada en Matchesfashion.com.

La final del desfile de Dries Van Noten capturó perfectamente este estado anímico. Un retablo de modelos reposando lánguidamente sobre el suelo de musgo del bosque, como los hippies más hippies del festival, con vestidos de ensueño fabricados con capas de chiffón a rayas y con estampados florales apenas mantenidos juntos con finas correas. "Lo que más me gustó fue este enfoque en los vestidos largos, sencillos, casi inspirados por los años 70, que eran sencillamente tan desenfadados y elegantes. Me encanta la idea de que basta con tirarse por encima uno de esos con unas rudas sandalias planas y ya estás lista", comenta la editora en jefe de Refinery29, Christene Barberich. 

Lo cual nos lleva a cómo hacer que estos vestidos parezcan "de ahora". Piensa en ellos como el nuevo look de modelo fuera de pasarela: chicas que corren entre bambalinas para irse al siguiente trabajo, todavía con un vestido espectacular pero llevando sus cómodas zapatillas que contrastan. Actualmente, está fuera de toda discusión que el zapato plano define los vestidos de la temporada, lo cual se ejecutó con maestría en el desfile de Valentino. Todas las modelos salieron con un par de sencillas sandalias de gladiador  enredadas por sus piernas. Tan elegante, tan fácil y tan refrescante. Y ¿adivina qué? El sencillo zapato plano estaba presente en Chloé, alzado con un pequeño tacón de plataforma, y en Erdem, alternando con zapatos bajos de cuero muy moderno, y también en Céline, con la forma de zapatillas de ballet elásticas con algo de tacón. En la calle, Caroline Issa de la Tank Magazine lució un conjunto de Christian Dior de ensueño con bonitas sandalias planas atadas con cintas en París, logrando instantáneamente que la alta costura con tacones altos pareciera, bien, digamos que algo retrógrada. 

"Basta con mirar la forma en que las mujeres modernas están llevando ahora los vestidos: con zapatillas y chaquetas gastadas", señala el editor de SHOWstudio Lou Stoppard. "Eso es lo que está haciendo que los vestidos que vemos parezcan nuevos: tienen una sensibilidad más informal y menos acicalada". 

Tres vestidos icónicos 

 

Marilyn Monroe, Getty Images.

Marilyn Monroe, Getty Images.

Marilyn Monroe en la película La tentación vive arriba.

Geri Halliwell, Getty Images.

Geri Halliwell, Getty Images.

Geri Halliwell en un concierto llevando un vestido con la bandera del Reino Unido.

Lady Gaga, Getty Images.

Lady Gaga, Getty Images.

Lady Gaga con el famoso "vestido de carne" en los premios VMA. 

Tags