3 antiguos trucos de belleza que deberías probar ahora

En lo referente a las últimas tendencias en cuidado de la piel, ¡lo viejo es lo nuevo nuevo!
23 de mayo de 2017

CARBÓN
Esencial para las barbacoas, sí, pero resulta que también un preciado ingrediente, y lo ha sido desde hace siglos. Conocido por su capacidad de absorber las toxinas y las bacterias, el uso del carbón se remonta tan lejos como a los egipcios del año 1550 a.C. Al ingerirlo o usarlo como filtro de agua, el carbón puede eliminar las toxinas del estómago antes de que lleguen al torrente sanguíneo; en el cuidado de la piel, el carbón funciona de manera similar. Por ello, una mascarilla (o jabón) con carbón pueden absorber el exceso de grasa, reducir los poros, iluminar un cutis opaco y evitar los granos. Actúa como imán para la suciedad e impurezas, que podrás simplemente eliminar lavándote, dejando una piel limpia y radiante. Úsalo una o dos veces por semana para tener los mejores resultados. ¡Pero no más, porque correrías el riesgo de deshidratar la piel y que entonces produjera más grasa para compensar!

EL MÉTODO DE LAS SIETE PIELES
La más reciente tendencia salida de Corea consiste en hacer siete capas con tónico o esencia en base a agua (los coreanos llaman a estos productos "piel", de ahí lo de "siete pieles") inmediatamente después del limpiador, para lograr una piel bien hidratada y luminosa. A ves, antes de que la piel llegue a absorber un producto ya se ha evaporado o simplemente se queda en la superficie. Al aplicar un tónico o esencia múltiples veces, a capas, la piel llega a absorber más de los ingredientes hidratantes. Y los amplios niveles de hidratación ayudan a crear un entorno más saludable para la piel en el cual las células de la piel funcionan mejor. Tan solo asegúrate de que tus productos no contengan alcohol. Después del limpiador, aplica las capas con las manos (usar discos de algodón para cada capa resultaría demasiado abrasivo) y continúa con tu rutina regular. Si siete te parece demasiado, prueba el método aplicando tu tónico o esencia dos o tres veces y sigue partiendo de ahí.

AGUA MICELAR
¿Sigues usando un limpiador agresivo y espumoso? Prueba mejor con un agua micelar sin alcohol: es lo que han estado usando las mujeres francesas durante más de un siglo, pero que ahora se ha convertido en algo imprescindible para la belleza de forma internacional. Descubierta por un científico británico en 1913, las micelas son pequeñas esferas de aceite suspendidas en agua. Cuando las micelas entran en contacto con tu piel, sus núcleos lipófilos absorben la grasa, la suciedad y el maquillaje, extrayendo las impurezas de la piel, y disolviéndolo todo mágicamente. Te queda una piel suave e hidratada y no habrás alterado el pH levemente ácido de la piel, cosa que hace el agua. Efectivamente, el aspecto "sin enjuague" de las aguas micelares es lo que atrae a muchas (¡y es genial al ir a un festival!). Empapa un disco de algodón y pásatelo por el rostro, empezando por las mejillas y luego dirigiéndote a la zona T, para no transferir suciedad de la parte más grasa de tu rostro al restro.

Tags