7 brochas esenciales para maquillaje (¡y cómo usarlas!)

Las brochas de maquillaje que todas deberían tener en su neceser. Además: ¡algunos trucos de supervivencia!
4 de mayo de 2017

BROCHA PARA POLVOS
Tira la esponja que vino con los polvos y opta en cambio por una brocha grande, redondeada y suave. No solamente usarás menos producto, sino que también te dará un acabado más uniforme y de aspecto natural, ya sea polvos faciales o bronceador. Con fibra natural lograrás los mejores resultados. Cuando vayas a usar polvo fijador, para evitar parecer una máscara, limítate a la zona T y la parte interna de las mejillas. Pasa la brocha por el producto, golpea el mango contra tu muñeca para soltar cualquier exceso y pásate la brocha por la piel. Muévete en pasadas circulares para difuminar el polvo de manera más uniforme.

CONSEJO RÁPIDO: ¿Quieres una cobertura más densa con el polvo? Humedece levemente la brocha con un spray con agua y aplícala al polvo, para convertir el polvo ligero en un producto más denso. 

BROCHA PARA COLORETE
La brocha para colorete es una versión más pequeña de la brocha para polvos, y resulta esencial para aplicar, difuminar y crear contorno con precisión. También es para bronceadores e iluminadores. Su cabezal más pequeño te permite depositar el color lenta y progresivamente, para que no parezcas un payaso. Roza las cerdas en el colorete de tu elección para recoger un poquito de color, luego sujeta la brocha en un ángulo de 45 grados contra tu cara, concentrando el colorete en las manzanas de las mejillas y usar movimientos circulares para difuminar por los pómulos.

CONSEJO RÁPIDO: Si necesitas suavizar el tono del colorete, pasa por las mejillas con algunos trazos rápidos, de ida y vuelta. 

PINCEL PARA SOMBRA DE OJOS
Un pincel de tamaño medio para mezclar y sombrear los ojos es el que necesitarás para aplicarte sombra de ojos que cubra todo el párpado. Su forma de paleta y fibras más densas le darán a tus párpados un acabado suave y uniforme y una pigmentación más intensa que la que lograrías con una brocha de cerdas más sueltas y suaves. Aplica la sombra (en polvo o en crema) por los párpados desde la parte interna del ojo hacia afuera. También puedes usar la punta del pincel para emborronar el color bajo la línea inferior de pestañas o para crear una línea definida en el pliegue. 

CONSEJO RÁPIDO: Para lograr un color verdaderamente intenso, aplica sombra de ojos haciendo un movimiento como de limpiaparabrisas a lo largo del párpado. 

PINCEL PARA OJOS EN ÁNGULO
Este pincel se puede usar de dos formas diferentes pero ambas fabulosas. Primero, puedes aplicar delineador de ojos en gel para lograr una línea nítida y limpia o un ojo de gato. O mojar el pincel en agua y usando una sombra de ojos, crear un delineador de ojos bien fuerte. En cualquier caso, este pincel pequeño y denso permite aplicar a lo largo de las pestañas con precisión. La segunda forma es aplicar polvo de cejas con el pincel, rellenando tus arcos (con el extremo en punta hacia abajo, hacia tu nariz, y sujetando el pincel en ángulo al moverte desde el arco hasta el extremo externo), o incluso difuminar y suavizar un lápiz de cejas.

CONSEJO RÁPIDO: Rellena tus cejas con pasadas cortas, luego sujeta el pincel de forma horizontal contra tus arcos y extiende el polvo por tus cejas, peinando los pelos y difuminando al pasar. 

CEPILLO EN ESPIRAL
A menudo se lo ignora, pero una vez que hayas usado un cepillo en espiral nunca mirarás atrás. Puedes aplicarte máscara o color de cejas con él, así como peinar, separar y definir tus cejas y pestañas. En cuanto a tus cejas, siempre las deberías cepillar hacia arriba y hacia afuera con un cepillo en espiral. Así suavizarás las cejas, retirarás cualquier exceso de producto y tus ojos se verán más abiertos. ¿Tienes máscara apelmazada? Usa el cepillo en espiral para tironear de esos molestos grumos y ablandarlos.

CONSEJO RÁPIDO: ¡Otro uso más! Usa un cepillo en espiral con un scrub de labios. Pásala por tus labios, hacia un lado y otro, para retirar todas las células muertas y enjuagarte.

BROCHA PARA CORRECTOR
Una brocha sintética para corrector te permitirá aplicar y difuminar el producto sin retirarlo al mismo tiempo. Su cabezal pequeño y cerdas cortas llegarán perfectamente a todos los rincones y huecos alrededor de tus ojos y nariz, que son las zonas clave para aplicar corrector. Tan solo piensa en no presionar con demasiada fuerza al difuminar: dar golpecitos con el corrector sobre la piel funcionará mucho mejor. Si estás en un apuro, esta brocha también sirve para los iluminadores, sombras de ojos y colores de labios en crema.

CONSEJO RÁPIDO: Para usar corrector debajo de los ojos, piensa en elegirlo líquido y claro (un poco más claro que tu tono de piel). Para ocultar imperfecciones, usa el mismo color que tu base de maquillaje.

ESPONJA DE PRECISIÓN
De acuerdo, no es técnicamente una brocha, ¡pero es igual de importante! Esta esponja con forma de huevo es una verdadera multi-tarea: se puede usar para aplicar imprimador, base de maquillaje, corrector, colorete, iluminador, bronceador, lo que se te ocurra. Su punta estrecha hace que resulte fácil llegar a los rinconcitos pequeños, mientras que la base es suficientemente ancha para el resto de la cara. Sin embargo donde la esponja verdaderamente triunfa es al difuminar. Suaviza instantáneamente cualquier línea densa, creando un acabado impecable. ¿El secreto? Asegúrate de solo utilizarla para aplicar dando golpecitos con ella por tu cara, no hagas movimientos largos como para extender o difuminar. ¡Toc toc toc!

CONSEJO RÁPIDO: Para evitar que la esponja recoja demasiado producto, humedécela antes de usarla. 

Tags